No somos tan buenos como la Academia de Platón. Pero al menos a nosotros no nos ha clausurado Justiniano.

More ways to listen